/

/

octubre 2016- Nuestros participantes recibieron, literalmente, “un abrazo de oso”. El conocido personaje “Populoso” del Banco Popular de Puerto Rico (BPPR) llegó al Instituto Psicopedagógico de Puerto Rico (IPPR) como parte de la celebración del Día de Hacer la Diferencia, en el que varias instituciones visitan organizaciones sin fines de lucro para compartir, ayudar y solidarizarse. Durante el evento, celebrado en octubre pasado, el IPPR recibió la visita de los equipos del Contralor Corporativo, el Contralor  y Tesorería del Banco Popular.

/

/

/

/

/

Banco Popular de Puerto Rico hace la diferencia 

Hacer la Diferencia, en el que varias instituciones visitan organizaciones sin fines de lucro para compartir, ayudar y solidarizarse. Durante el evento, celebrado en octubre pasado, el IPPR recibió la visita de los equipos del Contralor Corporativo, el Contralor  y Tesorería del Banco Popular.

La actividad comenzó en la mañana con la entrada de “Populoso”, seguido por el grupo de empleados. Para los participantes del IPPR esto fue motivo de gran alegría, pues recibieron al gran oso entre abrazos y sonrisas. 

Luego de la presentación del personaje, Gloria Santos, VP Controller de BPPR, hizo entrega de los artículos que nos llevaron como parte del donativo a nombre de todos los grupos de la entidad bancaria. Entre los regalos que recibimos, hubo dos televisores de 48” con sus respectivos sistemas de anclaje para la pared, una consola Xbox con el sensor Kinect, juegos y varios artículos de primera necesidad.

Nuestros visitantes fueron agasajados por La Tropa Feliz del IPPR, que hizo una interpretación artística mientras el personal de BPPR aplaudía y acompañaba al ritmo de las melodías. Como parte de la actividad, estuvo de visita la perra de raza bulldog, Tonka, que tiene su certificación como mascota terapéutica. A nuestros chicos les encanta recibir la visita de voluntarios con sus mascotas.

Este fue el segundo año que BPPR dedica un día para hacer la diferencia en el IPPR.  Además del tiempo que ocuparon para compartir con los residentes de la organización, los empleados realizaron un recolecta de donativos en carácter personal. El valor combinado del donativo superó los $2,000 que, junto a los artículos donados, servirá para apoyar el proyecto de terapias con herramientas tecnológicas.

Para nuestra organización, es un orgullo contar con una familia tan solidaria y comprometida con nuestra misión en virtud de la personas con discapacidad intelectual en Puerto Rico.  Esta colaboración fue posible gracias a la intervención de personas clave que tuvieron a su cargo la planificación y la logística de la actividad. Nuestros agradecimientos a todo el equipo, en especial a Gustavo Moraza, a Norma Piñero, a Miriam Ruiz, a Gloria Santos, a Jorge García y a Carlos Vázquez. Las puertas de nuestra casa siempre estarán abiertas para que nuestros chicos y chicas los reciban con un abrazo.